29.6.16

Logos (y Eros)

Me di vuelta para imaginar que me mirabas.

Construyes un camino que te llevará al lugar sin regreso. Del mismo modo construiste las palabras, al lado de la sombra de los árboles, Para transitar un destino de preguntas.
Mira el camino que has construido. Míralo bien. Su forma, sus mil colores, su aroma y vibraciones. No hay palabras. No hay camino. Estás conmigo, yo soy tu destino.

17.6.16

El snob

La Legua nueva. Junio 2016.

Me preguntas mi nombre. Y me dices tu apellido, el nombre de tu abuelo, tatarabuelo, las tierras de tu abuela, el colegio de tu hija, la marca de tu vino, tu té y tus gadgets, el valor del vuelo ida y vuelta, del hotel pequeño y el apartamento, del destino increíble, la obra última, el sabor sublime, la experiencia lejana, los muros de tu casa y los blindados de tu cuatro por cuatro.
Hey, no te llevarás mi nombre para tu colección sin sentido.

1.5.16

luz(A)

Fundació Antoni Tàpies. Barcelona.
Me abofetea mi propia voz. Azota frases de metal. Y desde la luz me susurras, para hacerme callar. Y callo.
Ya no hay palabras. ¿Es sólo luz?


31.3.16

Sonrisa azul

Era la medianoche en Barcelona.

Tu pelo azul y tu barba rosada, cargando una sonrisa para mí. Tu olvido cae como golpe de roca en mi garganta, en mi pecho, mi estómago. Como quisiera que el ruido del mundo me despertara.

Del lavabo de mujeres. Fac. Artes UB.


17.3.16

El vacío, el caos, nada



Imaginas el silencio en mitad del ruido. Imaginas el silencio en el que no te oye. Ves el espacio vacío, sin significado. Solía estar lleno de todo eso que invibiliza al vacío. Pero es tan evidente. Espacio vacío. Nada. Y el barullo de intencionalidades, palabras ilustradas, movimientos iluminados, ideas que liman la dureza de algunos asuntos gramaticales. Y todos. Alrededor. Abren sus manos, sus brazos, sus bocas, sus ojos, para dejar entrar todo el papel, las pantallas, los regaños, las órdenes, los deberes, las deudas, los eufemismos y se agolpan unos a otros, haciendo sonar sus pechos vacíos.


16.3.16

a veces tu llamada


"Su llanto fluye manso y silencioso, sin convulsiones y sin emoción. Es lo único que aún no ha delatado, que sólo a él le pertenece. Su soledad". (R.M.R. 1899).